Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará

Julio Cortázar

miércoles, 4 de febrero de 2009

Historias

Segunda Guerra Mundial
Mi abuela tenía 10 años cuando en 1942, unos submarinos alemanes atacaron barcos petroleros de México que abastecian a nuestro amo Estados Unidos. Apenas hace un año se habia quedado sin padre y ahora vivia con sus abuelos paternos, su mamá y sus cuatro hermanos.
Manuel Avila Camacho declaro la guerra a Alemania, Italia y Japón. Los rumores de una posible invasión al territorio mexicano estaban en boca de todos. Mi abuelita cuenta que al toque de queda, tapaban las ventanas con cartones y cerraban bien las cortinas. Vivian a la luz de la vela y escuchando el radio para estar informados.
La gente decia que habian llegado soldados alemanes a la Ciudad pero que en verdad eran gringos disfrazados para hacer que México se uniera a la guerra, ustedes saben, vieja táctica de los zorros gabachos. Eventualmente mandaron al Escuadron 201 que peleo casi al final de la guerra en las Filipinas.

Lavadora asesina

Una niña de cuatro años se metio a jugar a la lavadora de su casa y su hermanito de un año, tres meses, logro encender la máquina, lo cual hizo rodar a la pequeña dentro de la centrifugadora y ahogarse. Despues de dos minutos, la madre se dio cuenta, paro la máquina pero ya era demasiado tarde, la pequeña estaba muerta.
La nota ha dado vuelta al mundo cual telefono descompuesto. Increible pero cierto.

3 comentarios:

  1. leído!

    Oye, deberías de preguntarle por el más mínimo detalle sobre esa experiencia cuasibélica.

    Yo cada que le pregunto a mi abuela sobre lo que pasó en sus tiempos me calla para ver sus novelas.

    ResponderEliminar

  ©Template by Dicas Blogger.

TOPO